Algo pasa

Un blog para mantenernos en contacto
?>

Confesión y confusión

Admito que el fenómeno de los emos me es relativamente novedoso. La primera vez que oí de su existencia, mi dislexia mental me hizo imaginar a una tribu de adolescentes venerando a cierto monstruo de peluche rojo y ojos saltones. Que los fanáticos de Plaza Sésamo me perdonen.

Sin comentarios todavía

Sin comentarios. Escribe el primero.

Escribe una comentario